Colonial Pipeline recupera operaciones

El operador del oleoducto más grande de Estados Unidos, que detuvo sus operaciones por un ataque de piratas informáticos el 7 de mayo, anunció el sábado que ha reanudado sus “operaciones normales”, distribuyendo combustible a sus mercados, entre ellos una franja importante de la costa este del país. Para ello, se habría realizado un millonario pago a los hackers, con el fin de recuperar el control del oleoducto.

La crisis de provisión de gasolina generó pánico durante la semana, con largas filas de vehículos en gasolineras en Miami y otras ciudades del este. 

Diversas fuentes confirmaron a la agencia Associated Press (AP) que Colonial Pipeline había pagado a los delincuentes que cometieron el hackeo un rescate de casi cinco millones de dólares en criptomonedas por la clave de decodificación necesaria para recuperar el control de su red de computadoras.

El pago -en 75 bitcoins- fue realizado el sábado pasado, un día después que los hackers asumieron el control de la red, de acuerdo con Tom Robinson, cofundador de la firma de monitoreo de criptomonedas Elliptic. Antes del mensaje de blog de Robinson, dos personas familiarizadas con el asunto habían confirmado a la AP la suma del pago.

El sistema del oleoducto provee aproximadamente el 45% de la gasolina que se consume en la costa este de Estados Unidos.

Colonial Pipeline, empresa con sede en Georgia, había iniciado el proceso de reanudar operaciones el miércoles por la noche, pero advirtió que pudiera tomar días para que la cadena de suministros volviese a la normalidad.

“Desde entonces, hemos regresado el sistema a las operaciones normales, entregando millones de galones por hora a los mercados que atendemos”, anunció Colonial Pipeline. Tales mercados incluyen Texas, Luisiana, Mississippi, Alabama, Tennessee, Georgia, Carolina del Norte y del Sur, Virginia, Maryland, Washington D.C., Delaware, Pensilvania y Nueva Jersey.

“Todos esos mercados están recibiendo ahora producto de nuestro oleoducto”, agregó la compañía, que apuntó que sus empleados a lo largo del oleoducto “trabajaron segura e incansablemente 24 horas al día para que nuestras líneas volviesen a funcionar”.

La escasez de gasolina, que se extendió desde el sur, prácticamente vaciando las estaciones de suministro en Washington, D.C., ha estado disminuyendo desde un pico el jueves por la noche. 

 

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.